martes, 26 de febrero de 2019

Crítica: Conmemoración superlativa


Conmemoración superlativa

Madrid

 El pasado día 23 de febrero tuvo lugar, en el Auditorio Nacional de Música, la interpretación de la Sinfonía Núm. 8 “Sinfonía de los mil” de Gustav Mahler, dentro del ciclo de conciertos de la Filarmonía de Madrid que este año 2019 celebra el décimo aniversario de su fundación.

  La colosal obra mahleriana puso en escena a la Filarmonía de Madrid (orquesta y coro); Coro de Niños Filarmonía, dirigido por Elia Cornejo; Coro Joven Filarmonía, dirigido por Tadeo Ruiz; Coro de Niños Musical Martí, bajo la dirección de Iván Martí; Coro del Colegio Sámer Calasanz, preparado por Antonio Ramírez del Castillo y el Coro Participativo cuyo director fue, en esta ocasión, Rafael Albiñana. Junto a un elenco de solistas vocales, entre los que figuraban las sopranos Mariana Ortiz y Francesca Calero, las mezzo Beatriz Oleaga y Negar Mehraban, el tenor Alain Damas, el barítono Enrique Sánchez Ramos y el bajo Armando del Hoyo, fue destacable también la participación del concertino solista Lorenz Nasturica-Herschcowici. Todos estos enormes efectivos, que ocuparon de por sí casi un tercio del aforo del Auditorio Nacional, estuvieron dirigidos y coordinados por el maestro Pascual Osa, director artístico y fundador de la Filarmonía de Madrid.

 La Sinfonía de los mil comenzó su andadura con firme paso desde el impactante tutti del Hymnus: Veni, Creator Spiritus -primera parte de la obra- subrayado por la envolvente sonoridad del órgano pleno. La vitalidad interpretativa y  fluidez de tempo fue secundada por el logrado empaste de todos los agentes sonoros desplegados para la ocasión. La osadía del maestro valenciano, al enfrentarse a un reto de tal calibre, no fue en absoluto resultado de una pretensión baladí sino de un anhelo estrictamente generoso de naturaleza musical, participativa y conmemorativa. La diversidad de coros implicados podría presagiar, a priori, que la hazaña no fuera nada fácil de lograr y, sin embargo, los resultados se mostraron más que sorprendentes teniendo en cuenta la gran heterogeneidad de medios puestos en juego.

 Sin pérdida alguna de pulso ni tensión durante la primera parte, el maestro Pascual Osa supo, con gestualidad austera y precisa, dar la intención, majestuosidad y empaque adecuados a los grandes momentos corales, sin perder flexibilidad en los pasajes vocales solistas y obteniendo ese sutil equilibrio demandado por tal confrontación. La orquesta sustentó dúctilmente el discurso sonoro, siempre atenta a la correcta audibilidad de los ingentes efectivos vocales y bajo la constante supervisión del director.

 Si es connatural al  Veni, Creator Spiritus su enérgico discurrir, debido a la grandiosa arquitectura y vigor sonoro concebidos por Mahler, es aún más arduo encarar elSchlubszene aus “Faust”, tras tan intensa actividad previa. El maestro valenciano, consciente de esta enorme dificultad, no titubeó al abordar con autoridad los cambios de ambiente propios de esta gran segunda sección, sumergiéndonos en el complejo Pathos mahleriano a través de unos muy logrados episodios trágicos, sombríos y de gran impacto expresivo. La formación orquestal mostró aquí todos sus valores, como se puso en evidencia en las fluidas y maleables cuerdas (lideradas certeramente por el conocido concertino de la Filarmónica de Munich Lorenz Nasturica-Herschcowici) y, sobre todo, en maderas y metales, siempre en balance con aquellas y que resultaron en todo momento precisas en afinación, expansivas y redondas en emisión -trompas y trompetas- junto a una percusión efectiva y enérgica en todas sus intervenciones. Los solistas vocales tuvieron también destacadas actuaciones, como pudo observarse en las cuerdas extremas femeninas y masculinas en su adecuada proyección, delicado fraseo y claridad declamatoria.

 La trayectoria sonora inherente a esta segunda parte de la Octava Sinfonía, que transita desde lo sombrío a la más viva luminosidad, fue conducida con suma estabilidad por la batuta de Pascual Osa, que construyó el grandioso finale dando la oportuna dosis de tensión escalonada hasta alcanzar su apoteósico clímax.

 No pudo terminar de forma más acertada y emotiva esta velada conmemorativa del “X Aniversario” de la fundación de la Filarmonía de Madrid, todo un ejemplo de iniciativa privada, colaborativa -y por qué no decirlo también: arriesgado- del que seguimos esperando momentos tan especiales como el degustado en este concierto.
  
 Juan Manuel Ruiz

Coro de Niños Filarmonía, Elia Cornejo; Coro Joven Filarmonía, Tadeo Ruiz; Coro de Niños Musical Martí, Iván Martí; Coro del Colegio Sámer Calasanz, Antonio Ramírez del Castillo; Coro Participativo, Rafael Albiñana; Mariana Ortiz, Francesca Calero, Beatriz Oleaga, Negar Mehraban, Alain Damas, Enrique Sánchez Ramos, Armando del Hoyo; Lorenz Nasturica-Herschcowici, Filarmonía de Madrid (orquesta y coro) / Pascual Osa. Sinfonía Núm. 8 de Gustav Mahler.
Ciclos y conciertos de Filarmonía. Auditorio Nacional de Música, Madrid.



jueves, 22 de febrero de 2018

Estreno absoluto de Idus de marzo", para piano y viola d'amore

:
   Este sábado 24 de febrero tendrá lugar el estreno absoluto de mi obra "Idus de marzo", para piano y viola d'amore, en el Salón de actos del Museo Canario de las Palmas, a las 12.00 horas (entrada libre)
Intérpretes: Gustavo Díaz Jerez, piano, y Sviatoslav Belonogov., viola d'amore.
La obra saldrá en breve en una grabación discográfica realizada por estos intérpretes.
Más información en:
http://www.promuscan.es/index.php/noticias-de-promuscan/766-24ii-concierto-qdamoreq-con-gustavo-diaz-jerez-y-sviatoslav-belonogov

La imagen puede contener: texto
   

Palimpsesto, de Juan Manuel Ruiz, en el "Palau de la Música" de Valencia:

 Palimpsesto, de Juan Manuel Ruiz, en el "Palau de la Música" de Valencia:

   Hoy jueves 22 de febrero, a las 20:00, será representada la ópera de cámara Palimpsesto, del compositor  Juan Manuel Ruiz y libreto de Diego Valverde Villena. en su nueva versión para ensemble. El evento se enmarca dentro de una Gala Solidaria en favor de los refugiados sirios y tendrá lugar en el "Palau de la Música de Valencia" (Sala Iturbi) a cargo del Ensemble Mediterrani dirigido por Francisco Rioja, y la soprano Belén Roig y el barítono Francisco García en los papeles de Cantante y Compositor respectivamente

  Más información en: